logo

El gran viaje

Niña pint

Para la vida nadie te prepara.Para ser padres nadie estudia.¿Y quién te dijo que la vida es justa? La vida te da sorpresas.

Son frases que va una recogiendo a lo largo de los años, y que nos dicen que el futuro, por mucho que lo planeemos, es en realidad incierto. Organizamos nuestro plan de carrera: de la prepa a la universidad, y trabajando haremos una maestría, un posgrado, y si se nos atraviesa un buen señorcito y nos casamos también imaginamos que esperaremos tal o cual tiempo para tener hijos, o para viajar, ahorrar, comprar un departamento, hacernos viejos, jubilarnos... Hacemos, pues, en nuestra cabeza, un cronograma perfecto, con fechas más o menos calculadas, de lo que nuestro camino será.

Pero no contamos con que no toda la carretera sea recta y plana. Hay curvas, hay cerros y túneles, hay desviaciones por obras, por deslaves y por accidentes. A veces hay que pagar peaje para no irnos por el camino largo, que si lo elegimos nos toma más tiempo y el pavimento es malo. Y los accidentes pueden ser nuestros o de otras personas a quienes amamos y nos afectan. De repente nos falta gasolina o se nos revienta una llanta...

 


Por todo esto lo mejor es prepararnos bien para el camino. Llenar el tanque,revisar las llantas, llevar agua, cobijas, alimento, mapas. Si hacemos esto para el coche, para un trayecto, ¿por qué no hacerlo para la vida, que es nuestro verdadero viaje? Empacaremos nuestros conocimientos adquiridos en las escuelas, los consejos de nuestros padres, abuelos y amigos, llevaremos inteligencia, buena voluntad, destrezas y experiencia para tratar así de librar los periplos de la mejor  manera posible. ¿Será suficiente? No. Una cosa es la técnica y teoría de la escuela y otra la sabiduría de la vida, la experiencia.

Es en marcos fuera de la  educación formal donde se adquieren estas experiencias. Recuerdo a aquella chica de mi distrito que enviaba a la entonces Revista Muchachas, órgano de Guías  de México, unos dibujos que hacía y que le publicaban; yo misma enviaba artícul os sobre campamentos y otras actividades y también me hacían favor de  ponerlas en la publicación. Ahora ella tiene un estudio de pintura donde da clases y expone exitosamente; yo soy, entre otras cosas escritora. Y la que sacaba  todas las voces de las canciones y nos las enseñaba para poder ganar el concurso del Campamento Nacional ahora tiene una academia de música en su ciudad. A las que los papás no dejaban salir solas y las llevaban a todos lados, tuvieron que aprender a moverse en autobuses con su patrulla. Esto es, iban solas pero  protegidas, y cuando tuvieron que andar por sí mismas no se les cerró el mundo.

Porque en las Guías pudimos explorar facetas muy aparte de las materias escolares en toda libertad, hacer florecer nuestros talentos escondidos o aparentes, crear, cambiar cosas, compartir experiencias y madurar y crecer juntas.  Adquirir, participando y siendo espontáneas, gasolina,mapas, brújula y muchos más implementos para ayudarnos en ese largo, interesante y hermoso viaje que debe ser nuestra vida.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

  • Río Guadalquivir No. 93
    Colonia Cuauhtémoc. Delegación Cuauhtémoc C.P. 06500 Ciudad de México
  • Telefonos: 01 (55) 5533 6412 y 01(55) 5533 6413

f t m

Derechos Reservados Guías de México A.C. Copyright © 2015